Por la muerte de Bocacha Orellano imputarán mañana a cuatro policías

La Fiscalía citó a cuatro policías involucrados en la desaparición de Carlos “Bocacha” Orellano el joven de 23 años que había ido a bailar a Ming River House y cuyo cuerpo fue hallado flotando en el río Paraná dos días después.

El pedido del Ministerio Público de la Acusación (MPA) apunta a Karina G. y Gabriel N. bajo sospecha por su actuación en el boliche de la costanera central. Ambos pertenecen a la policía provincial y estaban trabajando en el lugar la noche del domingo 23 de febrero.

Además, Pablo Alejandro B. y Brenda L., quienes se desempeñaban como comisario y sumariante de la seccional 2ª, fueron convocados a la misma audiencia por el fiscal de la Unidad de Violencia Institucional Gonzalo Fernández Bussy a raíz de su actuación en el caso. Los cuatro efectivos serán imputados por delitos funcionales como incumplimiento de los deberes de funcionario público y la falsificación de actas.

La imputación es fruto de la lucha por la verdad y justicia que viene llevando Edgardo, padre de Bocacha Orellano, quien el pasado 4 de noviembre renovó el pedido de justicia por la muerte de su hijo.

Así tambien, Salvador Vera, abogado que representa a la familia de Bocacha Orellano, renovó los pedidos de imputación para los empleados de seguridad del boliche Emiliano L., Fabián M. y Graciela A.; y el dueño del local, Guillermo W.

Aún, el fiscal aguarda  por los resultados complementarios de la autopsia realizada en el cuerpo de Bocacha.