La viuda de Trasante afirma que los fiscales esconden información

Carolina Leone, la viuda de Eduardo Trasante se mostró molesta sobre el avance de la causa diciendo que los fiscales le ocultan información.

“No sé qué les pasó, me dijeron que la hipótesis era que fue un crimen institucional y ahora volvieron para atrás, a investigar a la víctima y a su familia”. Y mantiene firme su postura sobre la posible motivación del crimen de su esposo: “Desde un principio mi visión fue que querían enviarle un mensaje a alguien. Eduardo era conocido y sé qué tipo de persona era. No tiene que ver con una venganza, o con un ajuste de cuentas, sino con un mensaje de poder. Creo que puede ser al Estado, para mostrar quién manda. Y Eduardo fue tal vez el mensajero de esto“.

 “Respecto a los carteles,  carteles que habían aparecido en el celular de uno de los imputados, que rezaban “x violador” y “nunca más va a violar a una mujer”, era en una puerta de la fachada de mi casa. Yo el lunes de la semana anterior estuve ampliando mi declaración en Fiscalía y los fiscales Avila y Edery me dijeron que habían encontrado fotos de la puerta marcada con un círculo, que había detenido a una persona que vivía cerca de la casa, pero nunca me dijeron de los carteles. Me sentí indignada porque estuve sentada dos horas y media con ellos y no me hicieron mención de esto, ni siquiera una pregunta sobre eso. Siento que esas dos personas no eran las mismas que salieron a hablar en conferencia después de la audiencia. Fue sorpresivo e indignante”.

Después se volvió atrás y perdí esperanzas de que se haga justicia. Porque ahora se va a volver a investigar a la víctima, a la familia. Primero uno de ellos me había dicho que su hipótesis era de un crimen institucional y unos días después me dijo que a lo mejor a Trasante lo mataron, tal vez, por violador. No sé para dónde mirar. No sé qué les habrá pasado, pero eran dos personas totalmente distintas”.

Además, Leone aclaró que respecto de la denuncia sobre abuso que motivó la renuncia del ex-concejal “Volvemos como al principio, un supuesto hecho de violación. La realidad es que Eduardo ingresó a un protocolo del partido por propia voluntad. No salimos a aclararlo en 2018 porque no era necesario. Si la Justicia investiga se va a encontrar que contra Eduardo no había ninguna denuncia de abuso sexualSí hubo una mención de una actitud que no correspondía a una persona que estaba en su posición. Por eso renunció a su banca. Después de tres meses de que se trabajara sobre esta hipótesis se vuelve para atrás. Creo que la Fiscalía dio vuelta la causa para volver a empezar. Como viuda estuve dos meses esperando que la causa avance y no lo hizo. Yo no sé ahora dónde estoy parada. Hubo muchas cosas raras, como la desapraición de mi celular, que apareció en la casa de un policía al que le encontraron armas y drogas. Pero eso no se investiga”.