Trabajadores de la Salud exigen aplicar BOTON ROJO ante la pandemia

Trabajadores sanitaristas de los efectores públicos y privados de Rosario se movilizaron al Monumento a la Bandera hoy al mediodía para exirgirle al Gobernador tomar una decisión sobre la continuidad de la cuarentena y aplicar “Botón Rojo”. “Un enfermo o un muerto no puede trabajar”, advirtieron.

Médicos, enfermeros, camilleros, psicólogos y otros trabajadores de la salud se expresaron de esa manera al pie del Monumento para hacer visible la crítica situación epidemiológica y reclamar que el gobierno provincial cambie de estrategia y aplique restricciones más fuertes, aunque por períodos más cortos y en frecuencia intermitente.

Con el mensaje que dejaron hoy “se busca que el Estado y la sociedad tomen conciencia de la realidad con la cantidad de casos, cuya curva tan alta genera una mayor cantidad de muertes que consideramos que eran evitables”.

“Si bien las autoridades coinciden con el diagnóstico, queremos que la sociedad toda entienda lo que está pasando. Y los que deciden en la Provincia nos están desoyendo y somos ninguneados. Es una intervención urbana para dar un poco de realidad, porque pareciera ser un mundo paralelo”.

La propuesta del llamado ‘botón rojo’, “es el cierre con aislamiento de nueve días y aperturas programadas, controladas e intermitentes, que pensamos porque nos reunimos con investigadores del Conicet, que con matemática pura pronostican que si se cierra hasta nueve días, habrá una baja de contagios, disminuye el número de muertos y de camas”.

Además, aclararon “el pronóstico que dieron los investigadores es que si no hay cierres, en las próximas dos semanas habrá 400 muertes más”, y aclaró contra las críticas desde la mirada económica: “No desconocemos la actividad económica, proponemos salvar vidas, no coincidimos con dejar la garantía de un derecho constitucional como es la salud, en manos de los individuos”.