Fernando Pons: “La situación de los comerciantes es muy grave”

La situación de los comercios no esenciales a raíz de los efectos de la pandemia es muy grave.

Abren algunas semanas, cierran otras, intentan reconstruirse a través de las ventas online para poder pagar alguna de las tantas deudas que tienen. Es una cadena de especulaciones constantes.


Fernando Ricardo Pons, es el titular del local de indumentaria CruzzVestment, comparte a Fuenterosario con palabras lo que vive y siente en este contexto.

La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie


“La situación mía es casi igual que la de todas las personas que están hablando en los medios de comunicación. Tengo un negocio de venta de indumentaria para hombre y mujer, estoy en un barrio. Este nuevo protocolo a mí no me está sirviendo, por otro lado abrir un día y cerrar al
otro me afecta anímicamente, moralmente y económicamente. Un día dicen que a la vuelta se informó un caso, que hay tantos enfermos, entonces por un lado me da miedo tener contacto con la gente y los clientes que vienen”, introduce el comerciante.


Pons agrega: “Tengo un negocio que no es conocido ni de venta masiva, la gente viene, quiere medirse la ropa, estamos en el tema de que si se lo llevan después lo pueden cambiar. Esto me está confundiendo mucho emocionalmente.”


“Gracias a Dios el local es mío, no tengo que pagar alquiler, sino tendría otro problema más que he hablado con otros colegas. Hoy lo estoy manteniendo yo al local, no tengo empleados,
tengo amigos que tienen locales de ropa que tienen que pagar el alquiler, mantener y solventar los empleados más allá de que el gobierno les da esta ayuda de la mitad del sueldo”, cuenta Fernando, intentando ver una arista positiva a la situación.


Consultado si recibió algún tipo de ayuda o alivio económico por parte de autoridades compartió: “Ayuda económica yo no he tenido. Para recibir una ayuda te piden que saques un crédito, pero no sé si incluye el rubro indumentaria y textil. Me gustaría recibir una ayuda por
parte del Estado como a otros les están dando los diez mil pesos, por lo menos para pagar las cuentas de los impuestos que tengo y mantenerme, las ventas mías son casi nulas, salvo de clientes que tengo.”

La imagen puede contener: 1 persona


En lo que refiere al movimiento del barrio, remarca: “Ya no hay clientes de paso, por acá no pasa nadie. stoy Cochabamba y 1º de Mayo, hay un bar en la esquina con protocolo que estuvo cerrado por Covid, se están todos fundiendo.”


Fernando y todos los comerciantes siguen con las obligaciones de los impuestos, ninguno está exento: “Tengo que pagar el monotributo el día 20 que lo debitan directamente de la cuenta, esa es la parte que el gobierno –para mí- no tendría que cobrarlo, porque no estoy trabajando.


Hay una parte en la que el gobierno no se ha metido: con el tema de los bancos, que ahora te refinancian la deuda automáticamente sin que les des autorización, pagaste el mínimo y automáticamente te lo refinancian con un 40% anual, ahí tendría que estar la mano del gobierno también.”

Por otro lado, comenta: “Uno trata de negar de esta enfermedad que hay, de estos contagios, tengo invertido para la nueva temporada de verano prendas que están a pagar. Hay una cadena de pago que se va a cortar porque tengo también zapatillas, el rubro de mujer y hombre y si no hay ventas tengo que hacer una estrategia para conseguir dinero o con lo poco
que se puede vender ir pagando de a poco.”


“Si el local no fuera mío ya estaría fundido por la política anterior y esta pandemia, hasta hoy sigo resistiendo y dándole para adelante, otra no me queda”, concluye el comerciante.