La importancia del transporte fluvio-maritimo en Argentina

La naturaleza premió a la Argentina con un inmenso litoral marítimo y una vía troncal navegable fluvial de relevancia estratégica conformada por los ríos Paraná, Paraguay y De la Plata, entre otros, sobre los que se asientan instalaciones portuarias de gran importancia, públicas, públicas de gestión privada, y privadas.

Dicha actividad hoy en día está más vinculada al comercio exterior del país, en los que el transporte por agua encuentra las condiciones para su mejor eficiencia, a lo que el Director Nacional de Política Naviera y Portuaria, Roberto Meli, agrega que “el comercio exterior es fundamental para nuestro país, por lo que implica lo producido, su movimiento e inversiones, generador de trabajo argentino, más el ingreso de divisas, que hace a la mejora de los estados generales de la hacienda pública”, pero agrega, que “además del comercio internacional de ultramar, por ejemplo, el sistema de navegación fluvio marítimo con el que fuimos bendecidos, debe ser el instrumento de desarrollo del intercambio y transporte interno, promotor de nuestras economías regionales nacionales y de hecho, de los cinco países que integramos Hidrovía”.

Sugiriendo firmemente, que “debemos generar las condiciones para el cambio de la matríz intermodal del transporte, donde convivan armónicamente todas las partes e Hidrovía se transforme en sinónimo de intercambio intrarregional, y motor del desarrollo local, además de ser la natural vía hacia el comercio internacional con otras partes del mundo”.  

El funcionario santafesino en la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante, hombre referenciado por Sergio Massa, está convencido que el sistema de navegación troncal Hidrovía Paraguay-Paraná, cuya licitación de concesión que vence en abril del 2021 está en proceso, debe “propiciar el desarrollo nacional federal e intrarregional y sostenido, donde Brasil, Bolivia, Paraguay, Argentina y Uruguay proyecten sus potencialidades en los próximos 20 años, entre sí, aumentando el tonelaje de carga por esta vía”, y agrega, “debemos aprender, por ejemplo, de los países de la cuenca fluvial del Rhin que nos ilustran de la gestión de recursos hídricos para el transporte en provecho de sus comunidades partes”.

Otro capítulo, íntimamente relacionado a lo fluvial, son los más de 4.500 kms. de frente marítimo lo que hace de nuestra nación, un “país marítimo”, a lo que Meli destacó que “el desarrollo de nuestra Argentina pasa, fundamentalmente, por la comunicación fluvial y marítima, al ser ésta la más económica, la más segura, la más sustentable y la más eficiente para el transporte, herramienta imprescindible para la producción, el comercio y el trabajo argentino”, finalizando, que “esto se multiplica, directamente, en tierra, en la industria, la inversión en infraestructura y servicios, incrementando fuentes laborales, de manera exponencial”.