Javkin hizo eje en la inseguridad, la violencia y la crisis económica

El intendente Pablo Javkin dio inicio a las sesiones ordinarias del Concejo Municipal de Rosario, este miércoles por la mañana, y afirmó: “El desafío de Rosario es ganarle a la división y a la violencia”.

Este mediodía el intendente Pablo Javkin pronunció el discurso de apertura de sesiones en el Concejo Municipal haciendo énfasis en la inseguridad, la violencia y la crisis económica. 

El discurso giró sobre el eje del respeto y la unidad, citando la violencia de los últimos meses. 

Señalando que “mi gran sueño es que construyamos, entre todos, la ciudad más respetuosa de la Argentina”, “El desafío principal de esta ciudad es ganarle a la división y a la violencia”, “No podemos naturalizar la muerte. No podemos levantarnos todas las mañanas y simplemente esperar a que nos informen las cifras de muertos de la noche anterior. No tenemos vivir con miedo” .

Javkin, tambien afirmó que le tocó asumir en un contexto de “dificultades económicas de dimensiones históricas”, por eso es tiempo de ser muy “humilde, muy austero, de cuidar cada peso, de pensar y hacer las cosas para que duren”. “Es una tormenta perfecta”. “Los números no mienten. Asumimos un déficit crónico retroalimentado por un elevado nivel de endeudamiento”.

 – en el año 2020 los servicios de la deuda alcanzarán los 4.000 millones, el 11% del gasto municipal.

– la deuda flotante de 1.200 millones que afecta a gran cantidad de proveedores

– certificados de obra pública por un monto de 1.100 millones y descuentos por casi 1.700 millones por anticipos extraordinarios de coparticipación de años anteriores.

Hizo anuncios de la implementación de “alcohol Cero” al volante; la fusión de la Guardia Urbana Municipal con Control Urbano, Inspección y la Dirección de Tránsito en un mismo cuerpo; un nuevo Código de Faltas en el que se multe el acoso callejero y el maltrato animal; y un programa de capacitación en género para el personal municipal y del Palacio Vasallo.

Finalmente dijo “Mi gran sueño es que construyamos, entre todos, la ciudad más respetuosa de la Argentina. Sé que hablar de esto hoy, en medio de una aguda crisis que afecta la paz de la ciudad, puede parecer extraño. Déjenme decirles que es todo lo contrario. Ahora es cuando más tenemos que respetarnos”.