Electrodomésticos: Comercios rosarinos abusan de los intereses que aplican a las compras en cuotas

La Oficina Municipal de Defensa del Consumidor denunció la existencia de intereses de hasta un 600 por ciento a la hora de comprar productos electrónicos.

La jefa de la Oficina Municipal de Defensa del Consumidor, María Julia Bonifacio,  advierte sobre “prácticas malintencionadas” ya frecuentes en casas de venta de electrodomésticos, en perjuicio de los consumidores que realizan compras en cuotas.

En un comunicado emitido por esa dependencia se denuncia, al recibir reclamos sobre el accionar de estas empresas de venta de artículos electrónicos, que los intereses aplicados pueden aumentar hasta 600 por ciento, ya que son establecidos de manera arbitraria por el comercio. El cual consideró “un abuso total” y en este sentido, se busca alertar a la población.

Asimismo, se recomienda a los potenciales clientes “prestar atención” al formalizar tales compras, dado que considera a dichas prácticas comerciales “malintencionadas, con intereses nunca antes vistos”.

Según lo expresado por los clientes, las casas de electrodomésticos trabajan con empresas financieras que otorgan a modo de “crédito” los importes para financiar los productos que se adquieren en cuotas. Es decir que el comercio recibe de contado el monto total.

“Todo esto transcurre de una manera tan sutil que difícilmente el comprador detecte la maniobra por la cual en lugar de comprar un electrodoméstico, está firmando un préstamo con una financiera”, detalló la funcionaria a cargo.

Por último, precisó que la actividad de dichas financieras de empresas de electrodomésticos y electrónicos “no están reguladas por el Banco Central de la República Argentina” y establecen de manera unilateral los intereses que aplican.

“Nos parece completamente desproporcionado hacer una compra por 27 mil pesos y terminar pagando casi 83 mil pesos”, las personas no siempre leen lo que firman y en muchos casos tampoco entienden. “ Hay que terminar con estas prácticas abusivas”, sentenció Bonifacio.